Las empresas Bosques Sostenibles y Viglya impulsan la reforestación del Arroyo Otero y Palancate

12.09.2012.- El Arroyo Otero y Palancate de Santa Cruz de Bezana era históricamente un cauce de avenida de aguas pluviales que servía a tres molinos para la producción de harina de maíz. Hoy, un proyecto con participación pública y privada trata de recuperar este espacio del municipio de Santa Cruz de Bezana, perteneciente a la provincia de Cantabria, para convertirlo en un corredor verde que dé cobijo a las aves migratorias y compense la destrucción histórica del bosque autóctono cántabro por el desarrollo de los sistemas agrarios y ganaderos.
Bosques Sostenibles, una empresa formada por profesionales con más de 30 años de experiencia en el sector medioambiental y con un compromiso común en torno al desarrollo sostenible, participa en la materialización de algunos proyectos de reforestación en la zona.
“En estos momentos de crisis, la capacidad inversora de la administración pública no permite responder de forma eficiente a las necesidades de gestión activa del territorio. Por esta razón, las alternativas de financiación basadas en el capital privado pueden contribuir al sostenimiento de acciones de restauración, mejora y puesta en valor del medio forestal” explican desde la dirección de la empresa, que cuenta entre sus clientes con Volkswagen, Danone o el Banco Santander.
Una de las últimas inciativas con las que se está impulsando la regeneración del Arroyo Otero, reconocido en el último Plan General como núcleo vertebrador del municipio de Bezana desde el punto de vista medioambiental y de generación de infraestructuras peatonales y carriles bici para la comunicación entre los diversos pueblos del municipio, es el bosque corporativo de Viglya.
Esta firma especializada en asesorar a empresas biotecnológicas y farmacéuticas destina una parte de su facturación anual a patrocinar proyectos de conservación medioambiental y a lo largo de este año y a través de Bosques Sostenibles, plantará 150 árboles en las zonas colindantes al arroyo.
“Como científicos que somos, estamos comprometidos con promover la ciencia y honrar la vida y queremos impulsar proyectos en beneficio del medio ambiente y la obtención de recursos sostenibles. Pero lo que más nos entusiasma es poder mejorar la vida de las personas allí donde estamos plantando árboles” apunta Marie-Dominique Mompas, responsable de Viglya.
La primera fase del proyecto se llevó a cabo este verano, con la plantación de arces campestres y alisos en el cauce del río. Los alisos tardan muy poco tiempo en producir un sistema radicular muy ramificado y ayudan a estabilizar los terrenos para evitar la erosión y la pérdida de la capa de sustratos. Además favorecen las condiciones necesarias para la creación de un rico sotobosque que dé cobijo y alimento a las aves, insectos y pequeños roedores del lugar.
En octubre está prevista una nueva inyección verde tutelada por Bosques Sostenibles y financiada por Viglya. Entonces serán encinas, laureles, avellanos, arces y abedules los que se incorporan al paisaje. La tercera plantación se llevará a cabo en diciembre.
El bosque corporativo de la consultoría, bautizado con el nombre de el Edén de Viglya, permitirá absorber 45 toneladas de CO2, que equivalen a consumir 107.100 kWh y a recorrer 224.650 km en avión.
Bosques Sostenibles mantiene el compromiso de cuidar de los árboles durante el tiempo necesario para garantizar su perdurabilidad, siempre con técnicas de silvicultura ecológica y sostenible.
“Se trata de sentar las bases para la creación de un futuro bosque, entendiendo como tal un ecosistema complejo, en el que confluyen valores naturales, culturales y paisajísticos, generador de bienes y servicios y soporte de usos y aprovechamientos por parte de la sociedad” asegura Jesús David Sánchez Labrador, ingeniero de Montes de la empresa cántabra.
Junto a Viglya, la escuela infantil Els Menuts de la Pineda, que apuesta por la paz, la diversidad y la sostenibildad como pilares de su modelo educativo, también participa, de la mano de Bosques Sostenibles, en la reforestación del Arroyo Otero y Palancate.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.